jueves, 30 de noviembre de 2006

DIEZ AÑOS DE ÉXITOS MOTEROS EN LA SIERRA



Tras finalizar la décima edición de la Concentración Motera Cachonera, que se celebra en la comarca de la Sierra organizada por el Motoclub El Fogonazo, resulta conveniente realizar un análisis de lo que ha supuesto este evento, consolidado contra viento y marea entre los clásicos del calendario serrano después de una década ininterrumpida de éxitos.

Lo que empezó como una pequeña reunión de amigos que gustaban del mundo del motor, se ha convertido en todo un acontecimiento multitudinario que atrae a cientos de personas procedentes de diversos lugares de la Península Ibérica e incluso de más allá del estrecho de Gibraltar. En efecto, en estos años se han saludado en la sierra a moteros llegados desde Portugal, Andalucía entera, Ceuta, las dos Castillas, Extremadura, etc.

Los días han sido muy duros, repletos de trabajo y de esfuerzo para cuidar todos los detalles. Aunque todo estaba listo, el mal tiempo amenazó con estropear la gran fiesta motera. El viernes previo, las caras eran de tristeza y preocupación por la lluvia caída y sus consecuencias en las instalaciones. No obstante, todo se fue arreglando y el tiempo acompañó, o por lo menos permitió el desarrollo de la mayoría de las actividades, con lo que la gente se ha marchado a sus lugares de origen con un buen sabor de boca y prometiendo volver el año que viene.

La X Concentración Motera Cachonera ha tenido momentos importantes, como la exhibición del gran Nino, que deleito a cientos de asistentes con sus acrobacias sobre la moto. Por otra parte, las rutas hacia Galaroza, El Repilado y Almonaster mostraron la belleza de la comarca y los paisajes serranos. Leandro Navarro, presidente del motoclub, quiere también “agradecer a colectivos que han colaborado especialmente con el motoclub aún en los momentos más difíciles, como son la Asociación Cultural Lieva y la Asociación de Mujeres Los Jarritos, cuya ayuda y apoyo junto con el de los socios del motoclub y el de todos los cachoneros en general han sido lo mejor de estos meses”. Otro hito destacado ha sido la exposición de Víctor Vaz, un joven artista portugués que ha asombrado a todos con sus esculturas realizadas en hierro y metales y que regaló gentilmente una de sus obras al motoclub para que fuese sorteada entre la multitud que asistió al baile del sábado por la noche.

Esta edición ha sido las más difícil de todas las que ha organizado El Fogonazo. Multitud de problemas previos les han obligado incluso a cambiar de ubicación su concentración anual. En esta ocasión no se ha celebrado en Galaroza, sino en la vecina Jabugo. Las causas de esta decisión han sido múltiples y muy desagradables para los moteros, llegando a temerse por la cancelación de este evento. Sin embargo, el motoclub se ha repuesto y tomó la decisión de seguir adelante, lo cual ha sido finalmente un acierto a tenor del éxito obtenido. Por ello, la Junta Directiva ha querido agradecer el apoyo de todo el pueblo de Galaroza, de las autoridades de Jabugo y de sus vecinos, así como a las empresas y colectivos de la sierra que han colaborado en esta concentración. Con este éxito, El Fogonazo ha demostrado que sabe superar dificultades y se ha consolidado como uno de los colectivos más esforzados y preparados de la sierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y te responderemos a la mayor brevedad. Gracias por participar