lunes, 13 de noviembre de 2006

LA ASOCIACIÓN LIEVA DA A CONOCER LA ARTESANÍA DEL METAL



La Asociación Cultural Lieva vuelve a organizar una actividad original e innovadora en la comarca serrana. Se trata en esta ocasión de una exposición centrada en la artesanía del metal y la extraordinaria forma en que la trabaja el joven artista Víctor Vaz. Para poder abrir esta exposición ha sido imprescindible la buena disposición de Rufino Navarro, socio y colaborador de Lieva, que ha cedido un local propio anexo a su vivienda para instalar esta muestra de forma prácticamente permanente.

Este portugués nacido con orígenes angoleños asombra allí donde va con sus obras repletas de exuberancia. El metal cobra vida en sus manos y Vaz es capaz de doblegar el recio material para convertirlo en arte.

Sus objetos decorativos rompen la atadura de la estacionalidad y de las modas para convertirse en elementos encajables en cada casa, en casa estilo. Crea elementos útiles y también decorativos. Otras piezas forman parte del más completo ajuar doméstico que soñara albergar cualquier mansión modernista. Ha parido cientos de piezas únicas, entre las que se encuentran camas, armas, mesas, carrozas, carros, biombos, roperos, sillones de los más variados estilos, lámparas y candiles, figuras antropomorfas,…

A veces da aliento a agresivos monstruos que combina con formas vegetales o rocambolescas, para conformar conjuntos propios de las ilustraciones que Gustav Doré crease para el Quijote cervantino.

Es precisamente el conjunto de figuras relacionado con esta obra inmortal, una de las obras que más llama la atención al visitantes, al descubrir un Don Quijote a tamaño natural por cuyas formas parecen escaparse los sueños y quimeras que alentase su imaginación. A su lado, Sancho, panzón y quedo, no puede más que resignarse de la locura de su señor.

Junto a estos ejemplos, merece la pena detenerse en sus esculturas moteras. El motor, las dos ruedas, forman parte principal de la obra de Vaz. Sus ciclos, bicicletas, motos y motocicletas de tamaño natural nos retrotraen a épocas pasadas. Precisamente una pequeña muestra de este arte motero ha sido expuesto durante la pasada concentración motera cachonera organizada por el Motoclub El Fogonazo. La que más interés concitó ha sido un auténtico coche fórmula uno, a tamaño natural, con el interior perfectamente imitado por Vaz. El artista, agradecido, donó una de sus obras a la asociación organizadora.

Todo ello gracias a una afición que cultiva desde pequeño, en que abandonó sus estudios y fue a trabajar a la tienda de hierros y aluminios de su padre. Su imaginación y su habilidad hicieron el resto. Víctor Vaz tiene una trayectoria fuera de nuestras fronteras que se ha centrado hasta la fecha en tierras portuguesas. De esta forma, sus compatriotas han podido admirar su obra en las Ferias artesanales de Serpa y de Moura o en la concentración motera internacional de Faro. Pero, a pesar de estar instalado en la comarca serrana, sus esculturas aún merecen más y mejor difusión, por lo que la Asociación Lieva va a intentar itinerar esta muestra por distintas localidades onubenses y andaluzas, con el fin de dar a conocer la gran valía de este artista de talla internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y te responderemos a la mayor brevedad. Gracias por participar