martes, 29 de noviembre de 2016

Galaroza participa en un concurso internacional de arquitectura

La localidad serrana de Galaroza está participando en un prestigioso concurso de arquitectura a través del cual pretende poner en valor una de las arterias principales del pueblo, la Avenida de los Carpinteros.
La convocatoria parte del financiero y filántropo norteamericano Richard H. Driehaus, quien ha lanzado un concurso de arquitectura con su mismo nombre, que permitirá recuperar el patrimonio histórico de algunas localidades españolas. Resulta una gran oportunidad para muchos ayuntamientos que no han podido abordar la rehabilitación de sus espacios arquitectónicos por falta de recursos.
Esta iniciativa parte de The Richard H. DriehausCharitable Lead Trust, que en los últimos años ha financiado varios proyectos en España entre los que destaca el Premio de Arquitectura Rafael Manzano, que anualmente reconoce la labor de arquitectos nacionales e internacionales respetuosos con las tradiciones arquitectónicas españolas. En esta nueva idea cuenta con la colaboración de instituciones como los Ministerios de Fomento y de Cultura, el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España, y la organización internacional INTBAU (International Network forTraditionalBuildingArchitecture and Urbanism).
Galaroza ha presentado una zona que hace tiempo que quiere poner en valor. Se trata de la vía principal de entrada a la población, una larga avenida que empieza y finaliza con sendas plazas que se han convertido en un eje principal de la vida en la localidad. La Plaza de La Morera supone el acceso aGalarozadesde la N-433, donde se han ubicado numerosas empresas ligadas a la alimentación, la restauración y los productos del cerdo ibérico.
La avenida contiene diversas fábricas dedicadas a la artesanía de la madera, una de las fuentes de ingresos tradicionales del pueblo. Los carpinteros cachoneros han alcanzado justa fama nacional por sus apreciados trabajos, especialmente los realizados de forma artesanal y en madera de castaño.
Finalmente, la Glorieta La Rábida o zona del Cenagal, completa este viario donde el Ayuntamiento pretende impulsar medidas de rehabilitación urbanística, funcional y paisajística. La propuesta se extiende hasta la Fuente del Socavón, incluyendo también un lugar emblemático como es La Era, que cuenta con unas grandes potencialidades para convertirse en nuevo lugar de esparcimiento y disfrute patrimonial del pueblo.
Históricamente, el Carril, como se conoce popularmente a la avenida, estuvo protagonizado por antiguos almacenes de peros y frutas y por dos hileras de olmos de gran porte, que tuvieron que ser retirados a mediados del siglo XX. Uno de los propósitos de la participación cachonera es, precisamente, recuperar el carácter de paseo que tenía esta calle, para lo cual se plantean la detención del deterioro del caserío, la ordenación del tráfico y el estacionamiento y la introducción de elementos de descanso y sombra.
La participación cachonera ha estado impulsada por el Ayuntamiento, que ha contado con la colaboración en la redacción del proyecto del estudio de arquitectura local integrado por Carlos Gómez Sos y EkaterinaGorshkova, además de la Asociación Cultural Lieva en cuanto a las imágenes histórica de la zona.
En la primera fase del concurso, ya concluida, el pueblo cachonero se ha convertido en el único de toda la provincia de Huelva en participar. A mediados de noviembre, un jurado internacionaldesignará los tres finalistas, que recibirán propuestas por parte de prestigiosos estudios de arquitectura españoles y extranjeros para la recuperación patrimonial de los espacios finalistas.
Para la decisión final, el jurado tendrá que valorar aspectos como el valor del tema propuesto para el desarrollo de proyectos que contribuyan a crear una estructura urbana más bella, coherente, sostenible y socialmente integradora, la viabilidad posterior de la propuesta, el impacto que el tema propuesto podría tener en la comunidad, el apoyo ciudadano con el que pueda contar la propuesta o la capacidad del tema propuesto para que las posteriores actuaciones pudieran tener continuidad, dando lugar a nuevos proyectos de mejora.
Los autores de los diseños seleccionados para cada uno de los tres finalistas recibirán un premio de 12.000 euros. Además, podrán concederse hasta tres menciones de honor de 2.000 euros a cada uno de los proyectos que el jurado considere particularmente destacables. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y te responderemos a la mayor brevedad. Gracias por participar