domingo, 12 de febrero de 2017

El oficio de los arrieros


Con esta fotografía de Vicente Beltrán, iniciamos una nueva serie de contenidos en 'La Crónica de Galaroza'. El objetivo es dar a conocer estampas de nuestra Sierra que forman parte de nuestro imaginario colectivo y de nuestra identidad.


La imagen de estos arrieros recuerda el tránsito por los caminos serranos de cientos de personas que intercambiaban productos, llevaban de un sitio a otro todo lo necesario. Eran los antecesores de los actuales senderistas, los que surcaban las vías de comunicación que unían los pueblos entre sí. 

Traían pescado de la costa, se llevaban nueces de la Sierra.... Conocían a la perfección los caminos de la comarca y de todos los contornos provinciales. 

Eran inseparables de su caballería, del ganado que les servía de apoyo y compañía. Burros y mulos formaban parte indisoluble de la labor del arriero y desde su venida a menos, estas razas están en preocupante estado de peligro vital. 

Hoy, aquellas carreteras que les sirvieron de guía y morada, están muchas de ellas arruinadas, ocultas por la maleza y el paso del tiempo.

Sirva esta fotografía de José 'el Bobito' y su familia, como homenaje a los arrieros de cualquier tiempo y edad, para que sepan que estamos orgullosos del trabajo que hicieron.

Recuperar los caminos sería un gran reconocimiento para aquellas personas que se dejaron su vida en ellos y un gran servicio para los ciudadanos del presente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y te responderemos a la mayor brevedad. Gracias por participar