miércoles, 26 de abril de 2017

Cistus Jara descubre un pez autóctono en peligro de extinción en Zalamea

La Asociación Cistus Jara continúa realizando actividades de gran interés en diversas áreas de conocimiento. En su vertiente de sensibilización y defensa del medio ambiente, se encuentran realizando un estudio en la Ribera del Villar, en Zalamea la Real, que está deparando magníficos resultados, y que se enmarca en el programa de voluntariado del proyecto ‘Andarríos’, impulsado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.
El más importante hasta ahora es la constatación de que en el río vive un pez que se encuentra en peligro de extinción. Se trata de una Pardilla (Iberochondrostoma lemmingii) de los cuales un ejemplar ha sido capturado para su estudio.

Las conclusiones de este análisis han sido firmadas por los responsables del programa ‘Andarríos’. En efecto, en un comunicado que han enviado a la entidad zalameña, se indica que "es un buen hallazgo. Al parecer vuestro arroyo es conocido en el mundo de los ictiólogos por la cantidad de pardillas que presenta, sin duda es un valor ambiental de primer orden. Esta especie está reconocida por la IUCN como vulnerable a la extinción".
Además de ésta, se están descubriendo especies que hasta ahora eran impensables que pudieran encontrarse en un hábitat tan castigado como la Ribera del Villar, que está sometido a vertidos y a una intensa presión humana. La intención de Cistus Jara es dar a conocer esta problemática y también los valores de nuestros ríos, ya que “es responsabilidad de todos preservarlos y recuperarlos”.
Entre los miembros de la entidad que forman parte de este programa de voluntariado se encuentran  Juan Centeno, Inma, Mercedes, Tere, Manolo Muñiz, María, Aurori, Juan Carlos y otros participantes que colaboran en las actividades programadas.
Cistus Jara lleva varios años desarrollando esta labor, concretamente entre los meses de marzo y mayo, en que recorren espacios acuáticos, como la Ribera del Manzano en otras ocasiones, recogen conclusiones y envían una ficha sobre el estado del curso de agua a los responsables de ‘Andarríos’.
Este año se están centrando en la Ribera del Villar, que nace en el antiguo pantano de Zalamea, lindando con El Campillo, y discurre por el término zalameño en su práctica totalidad, ya que desemboca en el río Odiel a la altura del límite territorial con Calañas, tras unirse con la Ribera del Buitrón, a la altura del viejo puente ferroviario que unía las minas del Tinto con la mina de Sotiel.
Los responsables del colectivo anuncian otros resultados que pueden ser también muy interesantes y sorprendentes y que darán buena muestra de la importancia de los espacios naturales de la provincia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y te responderemos a la mayor brevedad. Gracias por participar