miércoles, 26 de abril de 2017

Las Cruces de Mayo de Almonaster se inician en Aguafría

Almonaster la Real inicia la celebración de sus fiestas de Cruces, con actividades en las aldeas de Aguafría, Las Veredas y Calabazares, y la villa de Almonaster que pueden catalogarse de una gran escenificación plagada de viveza e identidad. Las Cruces de Mayo son una fiesta especial, cuyo prestigio y valores le han hecho merecedora de galardones como la de Interés Etnológico e incluidas en el Catálogo General de Bienes Patrimoniales de Andalucía.
Las primeras en ponerse en marcha serán las de Aguafría, que se desarrollan los días 28 y 29 de abril. Posteriormente, le tocará el turno a Almonaster, del 5 al 10 de mayo. Las Veredas celebrará sus fiestas del 12 al 14 de mayo y, finalmente, será Calabazares quien cierre este ciclo festivo, los días 26 y 27 de mayo.

Todas las celebraciones están plagadas de elementos simbólicos que singularizan estas fiestas primaverales. Entre ellos, destacan el elemento natural y campestre representado por pinos y chopos para adornar la cruz, la labor femenina que exorna el crucero, la gastronomía de los dulces y el aguardiente, el sentimiento religioso presente en el programa, que se solapa con la tradición pagana que relaciona estos actos con la Madre Naturaleza, o el sentimiento de pertenencia a un colectivo que ha sabido conservar este ciclo festivo.
La música es uno de los pilares fundamentales de los fastos. La gaita y el tamboril impregnarán cada uno de los días del programa, que tendrá en los fandangos su punto musical más álgido. Cantos propios de Almonaster y sus aldeas, que han sido conservados y se refuerzan y reviven cada año gracias a la labor institucional y a la de los vecinos, que luchan con fuerza por el mantenimiento de esta tradición.
En este sentido, uno de los rasgos característicos es el incruento enfrentamiento que existente entre las dos Hermandades de Almonaster, el Llano y la Fuente, y que se escenifica en los famosos ‘Fandangos de Pique’. Cada colectivo rivaliza en firmeza, creatividad y énfasis a la hora de cantar y lanzar sus coplas hacia el contrario.
Otras tonalidades son las coplas del romero, los fandangos de los Pinos o el fandango crucero repicao de Las Veredas, mientras que hay personajes, como la Mayordoma que adquieren un protagonismo especial.
El traje de serrana es otro de los elementos que realza estéticamente las Cruces. Es un verdadero espectáculo ver la comitiva fundamentalmente femenina aderezada con mantones, medias de cuchilla  o faldones de rica composición.

En esta labor de protección del patrimonio identitario, hay que mencionar la recuperación de las Cruces de Calabazares, denominada la Cruz de los Olivos. Se trata de una antigua tradición de la aldea que dejó de celebrarse en 1936 y que fue recuperada en 2014, uniéndose así a la celebración de las Cruces de Mayo de Almonaster la Real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario y te responderemos a la mayor brevedad. Gracias por participar